• Inicio
  • > Lo que nos ha enseñado Twitter sirve para toda comunicación: síntesis, orden y ritmo

Lo que nos ha enseñado Twitter sirve para toda comunicación: síntesis, orden y ritmo

08 diciembre 2017

Twitter nos obliga a relatar, en 140 caracteres, de manera concisa y ordenada. Los originales 140 caracteres, hablados, son diez segundos, y hay estudios que señalan que hay ocho para captar la atención. Por lo tanto, es imperativo que en el menor tiempo posible se dé a conocer, claramente, una propuesta.

 

Para generar esta velocidad y eficiencia en el hablar debemos aplicar las enseñanzas de las clases de gramática del colegio. En esa época la profesora de castellano, hoy de lenguaje y comunicación, nos instruía en la necesidad de que las oraciones se organizaran con sujeto, verbo y predicado ¡Es la manera más clara y eficiente de acercarse al receptor! Si este no entiende, no hay comunicación. Así de obvio.

Revise en sus propios escritos y presentaciones orales si cumple con la estructura de partir con quién (protagonista), la acción (verbo), y terminar con un predicado que da cuenta sobre la importancia de las dos partes anteriores.

Por ejemplo:

La empresa estará en problemas si no modificamos los procesos de control.
– El directorio decidió destinar recursos para la compra de maquinaria como una forma de aumentar las utilidades futuras.Los twitteros frecuentes lo saben. En la oración, lo primero que hacen es mencionar el quién. De quién está hablando y qué opina.

Por ejemplo:

Los problemas del #Sename podrían mitigarse si tuviéramos una buena ley de #Adopción (@RamonFarias, 12 de abril de 2017)
– Mayoría de trabajadores prefiere que 5% de cotización adicional vaya a su ahorro personal (Cristián Larroulet, @clarroulet, 12 de abril de 2017)

Luego, viene el orden. Todo discurso se inicia con la proposición. El organizarla y tenerla clara es lo más difícil, puede llevar días y a veces semanas o meses. Hasta que no está en 140 caracteres y ordenados al modo “sujeto, verbo y predicado”, hay nada. La claridad en el predicado (la propuesta) es un imperativo si se esperan cambios.

Fíjese en los políticos que logran buenas cuñas en los medios. Son clarísimos y sintéticos. Otra cosa es si lo que dicen se sustenta con evidencia (les corresponde a los periodistas y opositores revisarlo). Como el orador debe entregar más que una cuña, lo que le viene es la entrega de la evidencia y cerrar con el resumen de sus argumentos y retomar su opinión.

La oralidad se da en el tiempo; por ello, hay que reforzar el recuerdo, pues el receptor no lo puede volver a revisar. No olvide que el oyente piensa que tiene mejores cosas que hacer que escucharlo.

Finalmente, un dato: cuide el ritmo, esto es: oraciones del mismo largo, varias veces. Esto cumple con un doble objetivo: genera empatía y apoya la recordación.

También Twitter nos ha recordado aquello. Ritmo es fluir y su orden es medida e iteración. Los políticos avezados lo saben.

 Fuente: Clase Ejecutiva UC

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn