• Inicio
  • > Profesional 4.0: Las competencias de un community manager

Profesional 4.0: Las competencias de un community manager

18 Mayo 2016

El auge de las redes sociales obliga a las empresas a exponer sus productos y servicios de forma atractiva en la web. Ahí nace la figura de este profesional que adquiere cada vez más protagonismo en las organizaciones.

foto_communitymanager

Marketing online, social media o e-commerce. Tres conceptos que se han transformado en una pieza fundamental en los planes de comunicación y difusión en las empresas. Frente a este panorama, un experto en redes sociales, se posiciona como una pieza clave en la mayoría de las empresas.

Un community manager debe tener conocimientos en diversas áreas. Estamos hablando de temas que van más allá de la comunicación, marketing y publicidad. Ya que, sobre todo, debe aplicar el sentido común en su gestión diaria.

También, debe plantearse objetivos claros. Un CM que no sepa cuál es su meta o el propósito de su trabajo en una compañía o marca, hará simplemente uso innecesario de las redes sociales, desperdiciando sus esfuerzos. Esto, debido a que no logrará el “branding” ni mucho menos el “engagement” tan necesario en este ámbito.

Las cualidades para brillar

Debe ser una persona que conozca muy bien el manejo de redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, entre otros) y que sobre todo, que le guste manejarlas.

Pensamiento analítico: El rol de un CM es analizar e interpretar lo que ve en sus páginas, es decir, qué les gusta a los usuarios, cómo reaccionan ante cierto tipo de contenidos, cómo va el crecimiento de fans en la página.

Empatía: Es muy probable que reciba un reclamo y para resolverlo de una forma adecuada, deberá mostrar empatía, ya que así podrá entender mejor a los clientes.

Proactividad: Esta es una característica clave, ya que para que una página en Facebook funcione siempre se deben presentar nuevas ideas.

Creatividad: Para conseguir el éxito en Facebook, la fórmula mágica ya se creó. El community manager debe contar con la suficiente creatividad para resaltar los contenidos por sobre el resto y mostrar el diferencial que cada producto o servicio tiene.

Sentido común: Saber cómo responder y sobre todo, mantener la compostura para que así la reputación de la marca no se vaya abajo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn