• Inicio
  • > Programas de capacitación buscan revertir brecha de género en tecnología

Programas de capacitación buscan revertir brecha de género en tecnología

26 febrero 2018

En Chile, solo el 5% de los puestos de trabajo en el área tecnológica son cubiertos por mujeres. Laboratoria y Kodea trabajan para impulsar la presencia femenina.


El panorama es el siguiente: en Latinoamérica solo el 54% de las mujeres en edad de trabajar lo hacen. En cuanto a puestos ligados a tecnología y computación, a nivel mundial, tan solo un 25% de los cargos son ocupados por ellas.

Chile, según la OCDE, es el tercer país con la mayor brecha de género hacia las mujeres, tanto en ciencias como en matemáticas. Además, se estima que para 2019 alrededor de medio millón de profesionales requerirá en Latinoamérica la industria tecnológica. Según cifras de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI), en Chile tan solo un 5% de los puestos en esta área son ocupados por mujeres.

Con la misión de revertir esta situación en la región, Google.org, brazo filantrópico de la compañía, en 2017 destinó un fondo de US$ 1,1 millones para la formación de habilidades digitales en mujeres. En Latinoamérica, estos recursos financian programas impartidos por las fundaciones Sulá Batsú en Centroamérica y Laboratoria en México, Perú y Chile.

Iniciativas locales
En 2015, Laboratoria inició sus actividades en el país. La compañía tiene como objetivo “promover el talento femenino, para construir mayor diversidad al interior del mundo tech “, señalan desde la firma.

¿Para quiénes está pensada esta iniciativa? El programa está dirigido a “mujeres entre 18-39 años que no han tenido acceso a oportunidades o acceso a educación ni trabajos de calidad, pero con ganas y talentos enormes y mucha motivación para cambiar su futuro laboral”, señala Marisol Alarcón, socia de Laboratoria. Superado el proceso de selección, las mujeres se forman en el desarrollo web, que incluye distintos lenguajes informáticos, como HTML5, CSS3 y JavaScript.

En la actualidad, Alarcón cuenta que “100 alumnas están iniciando su último mes de bootcamp , las que saldrán al mercado como front-end developers (desarrolladoras web) o UX Designers (diseñadores con experiencia de usuario)”. En las cuatro ediciones anteriores, un total de 146 mujeres ya han egresado de esta iniciativa.
Sobre los costos asociados al programa, desde la fundación aseguran que no tiene un cobro inicial. “No obstante, una vez que las graduadas consiguen empleo, efectúan pagos mensuales que cubren el costo del programa”, indican. Estos pagos son con una tarifa estándar, y una tarifa variable, dependiendo del salario. En términos de plazos, las cuotas se cancelan en 18 meses, en un lapso de 24 meses. El ingreso promedio de una graduada bordea los $560 mil líquidos.

Accenture es una de las instituciones que han tenido la oportunidad de trabajar con una de las mujeres capacitadas por Laboratoria. Sobre su desempeño, el director ejecutivo de la compañía, Esteban Rodríguez, dice que “tenemos muy buenos comentarios de su capacidad profesional”.

Otra iniciativa patrocinada por Google orientada a lograr el mismo objetivo es “Mujeres Programadoras”, en alianza con la Fundación Kodea. Esta instancia nace luego de la construcción de un data center por parte de Google en 2015, en la comuna de Quilicura. “La política que tiene la empresa, con la instalación de infraestructuras como esta, es la de tomar un compromiso con la comunidad. En el momento en que se instala el data center en Quilicura, Google adquiere un compromiso con la comuna”, indican en la firma.

El programa nace en 2016 y su objetivo ha sido “generar un modelo sustentable de reconversión laboral para la industria tecnológica enfocado en las mujeres”, comenta Mónica Retamal, directora ejecutiva de Kodea. ¿En qué consiste? Retamal dice que es un programa cofinanciado de cursos de programación de software que imparte Fundación Kodea en conjunto con DuocUC, en el marco de una estrategia de inclusión para el sector de las tecnologías de la información, “que busca atraer a mujeres al mundo digital”.

Los cursos cuentan, en una primera instancia, con formación técnica y práctica impartidas por Desafío Latam, además de un programa paralelo de intermediación laboral, impartido por Kodea. “Esta última actividad ha demostrado ser clave para lograr el objetivo principal de conversión laboral y ubicar a las mujeres en trabajos de calidad y grandes proyecciones”, dice la directora ejecutiva.

¿Para quiénes está dirigido? Mujeres Programadoras tiene como principal requisito ser mujer con residencia en Quilicura. Además, tener licencia de enseñanza media y la aprobación de una serie de test de habilidades, entre otros aspectos. Sobre los costos, Retamal indica que aún no está definido el valor para 2018, pero consiste en una pequeña inscripción, pues “la idea es generar compromiso, pero que nadie quede fuera por un tema económico”.

Fuente: Economía y Negocios El Mercurio

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn